FAQ

¿Qué es la Oxigenación Hiperbárica (OHB)?


La cámara hiperbárica o terapia de oxigenación hiperbárica (conocida también por las siglas OHB) es un tratamiento médico que utiliza tecnología de punta, para saturar el cuerpo con oxígeno al 100% a través de presiones atmosféricas elevadas con el objetivo de tratar indicaciones médicas específicas y enfermedades degenerativas.

Durante la terapia de oxigenación hiperbárcia o tratamiento en cámara hiperbárica (OHB), el paciente respira 100% oxígeno puro bajo una presión atmosférica incrementada, (el aire que normalmente respiramos contiene 21% de este elemento esencial). La concentración de oxígeno disuelto en plasma se incrementa más de 22 veces, por lo tanto la difusión de este gas desde los capilares al tejido hipóxico es 4 veces mayor. Además de la sangre, todos los fluidos corporales, incluyendo la linfa y los fluidos cerebroespinales, son infundidos con los efectos benéficos de este oxígeno, logrando también altas concentraciones en tejido óseo, así como en otros tejidos inaccesibles para los eritrocitos, estimulando la inmunidad y la neovascularización.

Por lo anterior, el tratamiento en cámara de oxigenación hiperbárica (OHB) proporciona un efecto terapéutico sobre todas las enfermedades en las que exista un fenómeno de hipoxia tisular general o local.

Cuando la oxigenación en cámara hiperbárica (OHB) es administrada por profesionales médicos altamente capacitados, la oxigenación es extremadamente segura y efectiva.

La oxigenación en cámara hiperbárica (OHB) se usa generalmente como parte de un plan de tratamiento médico general, para una variedad de condiciones:

Complicaciones de diabetes (pie diabético)
Traumatismos
Cicatrización de heridas y úlceras
Encefalopatías
Quemaduras
Esclerosis múltiples
Accidentes de buceo
Estrés
Tratamientos de parkinson
Hipóxicas (falta de oxígeno al nacer o accidente vascular cerebral)

La OHB constituye una rama de la Medicina Hiperbárica, en pleno desarrollo, su uso terapéutico se basa en un incremento de la capacidad de difusión y tensión del oxígeno en los líquidos corporales, fundamentalmente en el plasma sanguíneo, al respirar oxígeno puro en condiciones de presión ambiental elevada, en el interior de recipientes herméticos llamados cámaras hiperbáricas o respirando oxigeno durante una inmersión. Esta acción genera toda una serie de efectos físicos y fisiológicos beneficiosos de gran aplicación en un número cada vez mayor de enfermedades.


¿En qué consiste una sesión de tratamiento?

Una vez preparado el paciente se introduce a este en el interior de la cámara hiperbárica solo (en cámaras monoplazas) o junto a otros pacientes (en cámaras multiplazas) donde se presuriza hasta alcanzar la presión de tratamiento establecida respirando oxigeno puro sin sobrepasar nunca la cota tóxica de 3 atmósferas absolutas (3ATA) y un tiempo de exposición (isopresión) de alrededor de 60 minutos como promedio. Las sesiones generalmente se aplican una vez al día aunque cada enfermedad tiene su propio esquema de tratamiento que incluye parámetros como régimen de presión, tiempo de exposición y número de sesiones.