Tratamientos Gangrena Oxigenación Hiperbárica

Tratamientos Hiperbáricos para la Gangrena

Tratamientos de Oxigenación Hiperbárica Gangrena

Se produce gangrena cuando debido a diversas causas, las células de la piel se mueren provocando la caída de este tejido.

Uno de los principales tipos de gangrena es la gangrena gaseosa, una infección causada por una familia de bacterias que viven en la tierra y que producen burbujas de gas en los tejidos infectados. Las toxinas generadas por las bacterias que ocasionan este padecimiento son muy dañinas para el tejido infectado y además son muy tóxicas para el paciente.

Es una forma mortal de gangrena por su rápida propagación, la cual se deriva, de la tendencia del gas a expandirse, abriendo y separando los tejidos, y exponiendo poco a poco más tejidos saludables a la infección.

Generalmente, la gangrena gaseosa se presenta en el sitio de un traumatismo o una herida quirúrgica reciente y su aparición es súbita e inesperada. Con mayor frecuencia, es causada por una bacteria llamada Clostridium perfringens

Como tratamiento para la gangrena gaseosa, la oxigenación hiperbárica trabaja en una acción directa matando la bacteria mediante el oxígeno y asimismo, inactivando y destruyendo la toxina en un porcentaje muy alto, evitando la amputación.

Aún así, es importante mencionar que no por ello, debe descuidarse o retrasarse el tratamiento antibiótico y quirúrgico. Los principales mecanismos de acción de la oxigenación hiperbárica en el tratamiento de la gangrena gaseosa son:

  • Actúa como bactericida en gérmenes anaerobios.
  • Bloquea la producción de toxinas.
  • Inactiva las toxinas producidas por el germen.
  • Minimiza la pérdida de tejido.
  • Restablece los mecanismos de defensa del huésped.

La ventaja más importante de la oxigenación hiperbárica es que sus efectos benéficos son duraderos, a diferencia de los efectos de los medicamentos que sólo se dan mientras se están administrando.

m