Medicina Deportiva

Medicina Deportiva Oxigenación Hiperbárica

El oxígeno juega un papel importante en la fisiología del ejercicio puesto que la demanda de O2 en el cuerpo, puede incrementarse dramáticamente durante el curso del ejercicio.

Nuestro consumo normal es en reposo, de aproximadamente 300 ml/min, y este puede aumentar hasta 3000 ml/min durante el ejercicio moderado, y a 6000 ml/min en un atleta de competición, manteniéndose la pO2 alveolar en 104 mm Hg.

Esta situación se logra aumentando la ventilación alveolar, durante la actividad física vigorosa los requerimientos de O2 del cuerpo pueden ser 20 veces más; aunque la oxigenación de la sangre no se afecte, sin embargo hay hipoxia tisular en algunos de los músculos que se encuentran trabajando.

El ejercicio vigoroso, por tanto puede ser considerado como un episodio hipoxico (oxígeno pobre). Durante el ejercicio existe una fuerte demanda de O2, por aumento del metabolismo, y se produce dilatación de los vasos sanguíneos ya existentes y la formación de nuevos vasos para garantizar el transporte de O2 y así contrarrestar la hipoxia (hiperemia activa).

Buscando elevar el rendimiento en las competiciones, se ha realizado desde hace varias décadas, el entrenamiento en altura, basándonos en que la disminución de la presión parcial de O2 (hipoxia), en el aire de la montaña (o en una cámara hipobárica) provoca cambios considerables en el transporte de O2 a expensas del incremento de la cantidad de glóbulos rojos compensatoria, y que posteriormente a nivel del mar (o fuera de la cámara hipobárica) en la competición el atleta tendrá una cantidad extra de hemoglobina, y por consecuencia del O2 transportado por ella, lo que aumentara el rendimiento deportivo, en la media hora después.

Si en lugar de realizar el entrenamiento en la altura, introducimos al atleta en una cámara hiperbárica, al aumentar la pO2 se produce una hiperoxigenaciòn del plasma (al aumentar el O2 disuelto en el mismo), y por tanto los tejidos recibirán mayor cantidad de O2, con lo que mejora el rendimiento deportivo.

En diferentes estudios se ha encontrado un aumento en la tolerancia al ejercicio, un incremento en la energía muscular, a expensas de un aumento de la carga energética (ATP, ADP), y del potencial redox del tejido muscular.

La OHB en la preparación del atleta" se encontró un aumento significativo de la potencia anaerobia evidenciada por el Test de Ergosalto, encontrando un aumento en el número de saltos, de la altura media alcanzada, del tiempo total del ciclo, con reducción del tiempo de contacto; la frecuencia cardiaca fue significativamente más baja en la recuperación sucesiva a la OHB, observándose esto en deportes como el voleibol.

Los Test de Saltabilidad y Ergosalto desarrollados por Carmelo Bosco, toman como parámetros funcionales la calidad y características de las adaptaciones al entrenamiento y brindan la posibilidad de hacer el diagnostico, tanto de los procesos neuromusculares como de los metabólicos. Por ello se consideran de gran utilidad en la valoración del desarrollo de la fuerza explosiva, de las extremidades inferiores y son utilizados en las disciplinas en las que estas cualidades motrices son determinantes, para controlar el entrenamiento, evaluar el efecto de los diferentes regímenes de preparación utilizados y hacer las recomendaciones necesarias.

En otros estudios, Confalonieri Et Cols., valoraron la eficacia de la OHB en la práctica de la natación, encontrando una reducción en el número de brazadas, debido a que cada brazada es más eficaz en un mismo tiempo. También evidenciaron modificaciones en la fuerza, por medio del Test de Bosco, de la potencia aerobia con el Test de Conconi y de la capacidad anaerobia.

El Test de Bosco es uno de los test más efectivos para medir tanto la capacidad anaeróbica como la potencia anaeróbica del tren inferior así como la fatiga anaeróbica y la fuerza-elástico-refleja. Se realiza básicamente mediante saltos con flexión de piernas. A diferencias de otros test de contra-movimiento el deportista es el que determina la flexión ideal para alcanzar la máxima altura. No es un test muy útil para la natación pero si para la valoración de los nadadores y nadadoras.

El test de Conconi, es uno de los test más utilizado junto con el test de Cooper para la medición de la forma física, en especial de los deportes cíclicos tales como el atletismo, la natación o el ciclismo. Sus resultados aportan el dato de la frecuencia cardiaca de trabajo en la zona de umbral anaeróbico. Fisher, en condiciones hiperbáricas, mostró reducción de los niveles en sangre de: Lactato, Piruvato, reducción de la viscosidad sanguínea, aumento Elasticidad Eritrocitaria.

Todo lo anterior nos permite decir que la Oxigenación Hiperbárica disminuye los niveles séricos de los productos químicos que nos dan la sensación de agotamiento y que bioquímicamente disminuyen la capacidad física.

La hiperoxia normobárica disminuye la frecuencia cardíaca en humanos y en animales. La hiperoxia hiperbárica también produce este efecto, que se considera como parte del aumento del tono parasimpático. Una disminución de la frecuencia cardíaca, un 10-15 %, es un indicador favorable de la influencia de oxígeno hiperbárico, el aumento del pulso indica un efecto negativo de OHB. Este criterio lo utilizan los especialistas en Oxigenoterapia Hiperbárica en Rusia para evaluar la coherencia del protocolo de tratamiento en cada paciente individualmente.

Revierte el estado hipoxico, recupera la producción de energía por la célula: Durante el ejercicio físico, los requerimientos de oxigeno pueden llegar a aumentar hasta en 20 veces lo normal, aunque la oxigenación de la sangre no se afecta; sin embargo hay Hipoxia Tisular en algunos de los músculos que se encuentran trabajando.

La difusión del oxígeno en los tejidos se calcula usando el modelo de Krogh Erlang, que es un cilindro virtual que representa el trayecto desde la parte arterial del capilar hasta la vénula pos-capilar. Respirando aire a 1 ATA, la pO2 (presión de oxigeno) en la sangre arterial es de 100 mm Hg y en la parte venosa la pO2 es de 34 , mm Hg, respectivamente, el radio de difusión del oxígeno es de 64 um desde la parte arterial del capilar y 36 um desde la vénula postcapilar. Respirando oxígeno puro a 3 ATA, la presión parcial de oxigeno sube a 2000 mm Hg en la sangre arterial y el radio de su difusión desde la parte arterial del capilar aumenta hasta 247 um. En la parte venosa la pO2 es de 100 mm Hg respirando oxígeno a 3 ATA y su radio de difusión es aproximadamente 64 um. Se puede concluir de estos cálculos que la distancia de difusión de oxígeno en las condiciones hiperbáricas aumenta casi 4 veces, cuando Ia pO2 aumenta 20 veces.

La angiogénesis es un proceso muy complejo que involucra la proliferación de las células endoteliales, penetración de la membrana basal, desarrollo de nuevos brotes capilares, formación de la luz de los capilares, ramificación y, finalmente, maduración de un nuevo lecho capilar. El proceso es complejo, en la estimulación de la angiogénesis participan diferentes factores.Así mismo, con el empleo de la oxigenación hiperbárica en el deportista no lesionado, el sistema inmunológico se fortalece, la mente se oxigena, la concentración aumenta y el deportista se recupera más rápido después de cualquier prueba deportiva o entrenamiento. En consecuencia, ya no es necesario realizar entrenamientos a grandes alturas para la estimulación de glóbulos rojos, pues se eleva el nivel del volumen de O2 hasta conseguir un valor 15 veces mayor. Esto garantiza un aumento significativo en la condición física. Este es el motivo por el que atletas de nivel internacional utilicen este sistema. También se utilizan las terapias de Oxigenación hiperbárica en el sobreentrenameinto (over training) cuando los deportistas son sometidos a ejercicios extenuantes, muchas veces más allá de las capacidades, ayudándoles en su pronta recuperación y mejore rendimiento deportivo, la otra ventaja importante es que el Oxígeno no es Doping en cantidades adecuadas.